jueves, 26 de julio de 2012

Todos convivimos con nuestros yos presentes y pasados equivocados, de cómo tomamos caminos aleatoriamente sin pensar una y otra vez mientras esperamos la otra oportunidad, esa esquiva que no llega porque realmente no te atreves a buscarla


Ni siquiera los perros, de Jon McGregor

La vida en un chute, o como todos convivimos con nuestros yos presentes y pasados equivocados, de cómo tomamos caminos aleatoriamente sin pensar una y otra vez mientras esperamos la otra oportunidad, esa esquiva que no llega porque realmente no te atreves a buscarla. Esta novela refleja a todos esos adultos encerrados en mentes adolescentes, que un buen día quedaron atrapados en una espiral de la que solo se sale muerto o de rebote por una buena patada.
El joven escritor británico Jon McGregor, cuyas anteriores novelas han sido nominadas al Premio Booker, recrea en Ni siquiera los perros un mundo muy cercano, marcado por el dolor y la soledad. Una noche gélida de diciembre, en una ciudad del norte de Inglaterra, encuentran el cuerpo de un hombre en el suelo de su mísera vivienda. Lleva varios días muerto, y tras no ser reclamado, el cadáver es incinerado al poco tiempo. Así conoce el lector a Robert Radcliffe, el inolvidable protagonista de esta novela. Cuando la policía empieza a reconstruir los hechos que condujeron a su muerte, la historia de Robert se despliega a través de las voces de quienes lo conocieron, que, como un coro trágico, van delineando un recorrido vital marcado por la pérdida. Los prometedores inicios de una relación de pareja pronto dan paso a la desesperanza, a la botella de whisky vacía en el fregadero junto a los biberones; luego, los gritos, el miedo y el abandono. A partir de ahí, la espiral descendente se torna vertiginosa, una existencia presidida por el alcohol y las drogas. Robert se convierte de este modo en el centro de un pequeño microcosmos de vidas rotas, de seres humanos desahuciados por su incapacidad de adaptación. La suma de estas voces marginales y fragmentadas confiere a este emocionante relato su intensidad, su dulzura y su afilada dureza. Ni siquiera los perros plasma con rigor y empatía las vidas que se quedan en la cuneta, la pérdida del amor y el vacío más insondable.

No hay comentarios:

La sustancia del mal, de Luca D´Andrea. Alfaguara.

Comprar en Argot Una mezcla entre la novela negra y la de terror. Imagina que la novela la han escrito a dos manos Jo Nesbo y Step...