domingo, 8 de julio de 2012

Un guiño al cuento de Pinocho para crear una fábula sobre la infancia, el dolor y las decisiones que debemos tomar desde que somos niños.


En el corazón del bosque de John Boyne

El autor de “El niño con el pijama de rayas” vuelve a cautivarnos con una novela que se sirve de la fábula de Pinocho para hacernos reflexionar sobre la dureza de la infancia y las decisiones tan importantes que a veces debe tomar un niño y que marcarán su futuro. Esta es la historia del joven Noah, el cual una mañana se adentrará en el bosque y llegará a un pueblecito en el que un amable anciano le invitará a comer y averiguará el motivo de la huída del muchacho..., lo curioso es que el anciano fabrica unos juguetes que parecen tener vida.

Sinopsis Oficial:

Una mañana muy temprano, mientras sus padres aún duermen, Noah Barleywater se escapa de casa. En ayunas y sin dinero, se adentra en el bosque y no se detiene hasta llegar a un pueblo donde se encuentra con la tienda de juguetes más especial que cabe imaginarse: no sólo las hermosas marionetas de madera que pueblan el estante se comportan como si estuvieran vivas, sino que también hay animales, vehículos y todo tipo de objetos inesperados. Un amable anciano, que fabrica los juguetes, lo invita a comer e intenta averiguar el motivo de su huida, y ante el silencio del niño, le cuenta la historia de su vida. Noah, perplejo, escucha atentamente el relato, lleno de aventuras increíbles, de orgullo por las proezas logradas, pero sobre todo de remordimiento por las promesas no cumplidas. Las palabras del misterioso anciano llevarán al niño a tomar una decisión que cambiará su vida.
Con la sensibilidad y la inteligencia narrativa que lo caracterizan, John Boyne hace un guiño al cuento de Pinocho para crear una fábula sobre la infancia, el dolor y las decisiones que debemos tomar desde que somos niños.

No hay comentarios:

La sustancia del mal, de Luca D´Andrea. Alfaguara.

Comprar en Argot Una mezcla entre la novela negra y la de terror. Imagina que la novela la han escrito a dos manos Jo Nesbo y Step...