miércoles, 11 de julio de 2012

...Sospecho, además, que el autor de la portada no ha leído el libro, no sabe que Mina es un niño.


El viaje de Mina
Michael Ondaatje
Trad. José Luís López Muñoz
Editorial Alfaguara
279 páginas

Comentario de Luis Rodríguez:


Michael Ondaatje tenía 11 años en 1954. Sus padres estaban separados y él se embarcó en el puerto de Colombo (nació allí, en Ceilán, hoy Sri Lanka) a bordo del Oronsay para reunirse con su madre en Londres. Un viaje de 21 días, El viaje de Mina. El título original es The Cat´s Table, la mesa del gato en el barco, la más alejada de la del capitan.
¿Cómo narra uno esta historia? ¿Qué quiere contar? Ondaatje, en la misma novela, trae a colación las fotografías de Lartigue, cuando la gente empezó a valorar el punto de vista característico de sus primeras fotografías, hasta que alguien señaló que era el ángulo de un niño pequeño con una cámara mirando "hacia arriba" a los adultos que estaba fotografiando. Es el punto de vista. Este año, Erri De Luca publicó Los peces no cierran los ojos, otra mirada al niño que fue a los diez años, Allí, De Luca, con un virtuosismo que será dificil olvidar, ponía la mirada de un hombre culto y maduro, de 60 años, al servicio de la peripecia. Ondaatje ha escrito una novela: Mis hijos tenía mucha curiosidad sobre ese viaje que hice a los once años. Pero, honestamente, no me acordaba bien. Así que comencé el libro con esta ubicación e inventé la historia. ¡Ahora me la creo toda!. El, como tantas veces y tantos escritores, utiliza la realidad para crear una novela; seguro que evocó la atmósfera y hasta más de un personaje, pero  de nada sirve buscar la autenticidad de sus amigos Cassius y Ramadhin, ni la patinadora australiana recorriendo los pasillos del barco, ni el cautivo Niemeyer o el filántropo Sir Hector Silva.
Ondaatje recurre y está de acuerdo con el director belga Luc Dardenne cuando dice que los espectadores de sus películas nunca deberían dar por sentado que lo han entendido todo acerca sus personajes, que, en calidad de público, nunca deberíamos sentirnos más sabios que los propios personajes, porque no sabemos más de lo que ellos saben sobre sí mismos.
El viaje de Mina es una aventura escrita con oficio, una novela bien escrita, pero regularmente editada: no entiendo cómo en la biografía de Michael Ondaatje no se menciona que es el autor de El paciente inglés, obra muy conocida, premiada con el Booker, y llevada al cine con suerte sobradamente conocida; biografía, por cierto, duplicada en la solapa y en la última página. Sospecho, además, que el autor de la portada no ha leído el libro, no sabe que Mina es un niño.

No hay comentarios:

La sustancia del mal, de Luca D´Andrea. Alfaguara.

Comprar en Argot Una mezcla entre la novela negra y la de terror. Imagina que la novela la han escrito a dos manos Jo Nesbo y Step...