jueves, 14 de junio de 2018

Corre hasta el fin del mundo, por Adrian J. Walker. Plaza y Janes



El mundo se acaba y su destrucción te pisa los talones ¿Por qué correr 1000km en tres semanas? Existen tres razones: Superación, Dinero o el Amor.
Los corredores hablamos de la liberación que supone salir a correr. Cada paso te ayuda a reflexionar sobre tu vida y te planteas tus alternativas vitales. A Edgar Hill le ocurre precisamente eso. A cada segundo que corre hacia el reencuentro con su familia, antes de que el mundo desaparezca, nos presenta sus sentimientos y anhelos, sus frustraciones y deseos, y al final parece que somos nosotros los que corremos, con la imperiosa necesidad de alcanzar las respuestas a tantas preguntas pendientes.
Una novela ambiciosa que si somos corredores entenderemos perfectamente y que si no lo somos nos invitará a hacerlo. Todo, envuelto en una esfera de misterio y angustia por saber que todo va a terminar.

No hay comentarios:

El truco, por Emanuel Bergmann. Anagrama.

Disponible en Argot Una preciosa historia sobre la influencia que tiene la gente mayor sobre los jóvenes y viceversa. Esta es la his...